Chimeces
Completely lost

Lima (parte 1)

Paso a comentar nuestra estancia en Lima. Como comente en el post anterior, no teníamos la maleta de Maria, por lo que quedamos desnudos ante la posibilidad de seguir planeando el viaje.

De primeras teníamos pensado pasar el primer día tranquilo y a partir del segundo ya empezar a comprar billetes de bus y hostales en otras ciudades para empezar a movernos al tercero. La idea era quitarse el jetlag y salir por patas de Lima, ya que al final del viaje teníamos 4 días para ver Lima (de por si acaso, para ver Lima y llegar al vuelo con tiempo). Total, que al no saber cuando nos íbamos a poder mover pasamos al plan B. Gestión de maleta perdida + visita a Lima mientras podamos.

A continuación cuento un poco la estancia en lima, que al final acabo siendo de 3 días. La parto en varios posts para que sea mas digerible y yo pueda escribirla a trozos.

Primer día (17 agosto)

Tras salir del aeropuerto, y tener un viaje peculiar con el taxista, dándole charreta para no dormirnos (nos contó la historia de como le atracaron y pegaron a muerte en su taxi, y por que ahora trabaja para hoteles en vez de haciendo la calle (sonaba como lo de las putas…)), llegamos al hostal.

Teníamos cama en una habitación de 8 personas, a un precio en euros de unos 6.5 (es difícil definir con el cambio). El hostal estaba decente, limpio y en buen estado. Lo que mas sufría era el baño compartido, pero bien.

Tras pegar una buena sobada, nos levantamos, y hablamos con David, el encargado de día (un peruano muy majo y blandito, que habla 3 idiomas y trabaja todos los días de 8am a 24 (16h), y un par de días por semana le dejan entrar a las 15:00 en vez de a las 8am (si el nene del jefe no tiene alguna historia)).

Nos informó con un mapa y nos ayudo un poco llamando a AA para ver el estado de la maleta y si se sabía algo.

Sobre la maleta, comento ahora y me lo ahorro para el resto del post, todos los días llamamos como 3 veces a lo largo del día, y cada vez la respuesta era diferente, a veces un poquito mas cerca de llegar y otras no servia para nada.

Estábamos alojados en Miraflores, seguramente el barrio mas pijo de Lima, y donde se concentran la mayoría de hostels para mochileros gringos.

Salimos a pasear siguiendo el mapa y recorrimos la avenida principal hasta la playa, donde hay un centro comercial en un acantilado de cara al mar. Por el camino cambiamos euros a soles que llevábamos para la ocasión.

Centro comercial Larcomar

Después caminamos un ratito por la zona de costa, y muriéndonos de hambre acabamos en un restaurante recomendado por la guía buscando el famoso ceviche.

Fue una de las comidas mas caras que hemos tomado, y estuvo muy bien, pero demasiado caro. Nos salio por unos 42 euros total (que aquí es pasta). De paso probamos un puñado de platos peruanos.

A mitad de comer el ceviche con los pisco sour

Lo que tomamos fue:

  • 2 pisco sour
    Es como un cubata elaborado con el licor de aqui (pisco) y lleva ademas sorbete de limon, canela y alguna cosa mas, esta muy rico, pero es fuerte y vale como un cubata en españa.
  • Yuca huancaina
    Es lo que se ve en la foto que parecen patatas fritas gordas. Es un tipo de tuberculo muy parecido a la patata, pero con una textura mas arenosa y seca y mas consistente (si cabe). La salsa era de quesos, muy rica.
  • Causa de cangrejo
    Es lo que se ve en la foto como un sandwich de pasta amarilla, a la izquierda del todo. Estaba muy rico, era pasta de cangrejo envuelta por capas de papa amarilla amasada hecha pure.
  • Cebiche de pescado
    El cebiche es un pescado blanco que preparan crudo o casi crudo (no lo tengo muy claro aun) con diferentes salsas. Este era con salsa criolla (con cebolla roja), papa dulce (naranja por dentro, no sabemos el nombre concreto) y choclo (un tipo de maiz) hervido. dulce, choclo y un variadito de camarones, calamares y cebiche rebozados.

Hay que decir que nos sobro un poco de yuca y causa, y casi morimos. El camarero la verdad es que a la hora de pedir nos aconsejo mal y después los platos los explicaba bien cuando llegaban.

Al que piense que pierdo fuelle con la edad, debo excusarme explicando que todos los platos llevaban tubérculos y legumbres, que llenan un huevo en la comida (patatas a porrillo, maíz, y todo eso). Por lo menos no comen pan… por que lo que es patata… tienen muchísimos tipos.

Tras la gran comilona, con el buche lleno nos dirigimos al hotel de paseo, y dormimos media tarde y toda la noche casi del tirón, y así recuperamos el jetlag :D.

blog comments powered by Disqus